(+577) 571-3031 / (+577) 571-2102 doctorvillamizar@gmail.com

El COVID-19 todavía se está propagando. La pandemia aún no ha terminado. Por esto, vacunarse todos y vacunar a tu hijo contra el COVID-19 es lo mejor que puedes hacer por su salud física y mental, acción que además facilita el regreso seguro al colegio.

La Administración de Alimentos y Medicamentos (FDA) de Estado Unidos autorizó este 28 de octubre el uso de emergencia de la vacuna Pfizer-BioNTech para niños de 5 a 11 años de edad con el fin de protegerlos de infecciones, hospitalizaciones y muertes relacionadas con el virus

El impacto del COVID-19 en los niños

Es conocido que afortunadamente, hasta ahora, los niños no han sido el blanco principal del virus del COVID-19. Desde el inicio de la pandemia, en Colombia y en general en el mundo, entre el 4- 8% de todos los casos de los infectados fueron niños.

Sin embargo, esta cifra va en aumento siendo actualmente 11-15% en Colombia. En nuestro país, cerca de 450.000 niños se han infectado y 570 al día de hoy han fallecido. (Datos INS hasta octubre 23, 2021). Tenemos niños en UCI.

“A medida que más adultos reciben sus vacunas contra la COVID-19, los niños están representando un mayor porcentaje de hospitalizaciones e incluso de muertes por COVID-19”, indicó la doctora Carissa F. Etienne, directora de la OPS, en una rueda de prensa. “Por lo tanto, los niños, niñas y adolescentes también se enfrentan a un riesgo importante de enfermedad por COVID-19”, agregó.

Los niños más afectados son los adolescentes y los menores de 1 año, especialmente los que tienen enfermedades subyacentes. Con la llegada de la variante Delta la situación podría ser peor como se vió en los EE.UU. donde los casos aumentaron hasta en 340% con más niños graves y hospitalizados, incluso sin enfermedades previas de base.

La pandemia también ha afectado la educación de los niños y su salud mental, lo que ha llevado a la Academia Americana de Pediatría, la Academia Americana de Psiquiatría Infantil y Adolescente y la Asociación de Hospitales Infantiles a declarar una emergencia en EE.UU. en la salud mental infantil. En Colombia, este aspecto también es considerable y debemos prestarle toda nuestra atención.

UNICEF recientemente advirtió que los efectos de la COVID-19 sobre la salud mental y el bienestar de los niños y los jóvenes podrían prolongarse durante muchos años. Según las últimas estimaciones disponibles, se calcula que más de 1 de cada 7 adolescentes de 10 a 19 años sufre un trastorno mental diagnosticado en todo el mundo.

Datos sobre la eficacia y la seguridad

Los ensayos clínicos en EE.UU. en niños de 5 a 11 años reportaron que la vacuna Pfizer es un 90,7% efectiva para prevenir el COVID-19 sintomático. Después de vacunados, solo tres de 1.591 niños en uno de los estudios, desarrollaron la enfermedad, todos con síntomas muy leves. La vacuna subió los títulos de anticuerpos neutralizantes y las tasas de serorespuesta contra el virus SARSCoV2.

Los datos de seguridad de los ensayos, que incluyeron a más de 3.000 niños que recibieron la vacuna, encontraron que las reacciones más comunes fueron dolor en el lugar de la inyección, fatiga y dolor de cabeza. Las reacciones fueron en su mayoría leves o moderadas.

En ese estudio, no hubo eventos adversos graves relacionados con la vacuna, incluyendo miocarditis o reacción anafiláctica (alergia grave).

Sin embargo, es conocido que hay algunos casos reportados de miocarditis (inflación del músculo cardiáco) y de pericarditis (inflamación de las envolturas del corazón), más en adolescentes, pero son pocos y tratables. “Es un riesgo teórico y es importante, pero afortunadamente nadie ha muerto por eso, dijo Patrick S. Moore, M.D., M.P.H., profesor de la Facultad de Medicina de la Universidad de Pittsburgh, EE.UU. Es mucho mayor la posibilidad de la miocarditis por la enfermedad que por la vacuna.

Dosis pediátrica 5-11 años

La vacuna pediátrica de Pfizer se administrará en dos dosis de 10 microgramos con un intervalo de 21 días de diferencia. La vacuna es la misma pero se aplica un tercio de la dosis de adolescentes (mayores de 12 años) y de adultos.

Por las razones expuestas y por la necesidad de proteger a más niños, con una vacuna segura y efectiva, igual que las asociaciones científicas, recomiendo que los niños desde los 5 años sean vacunados con Pfizer-BioNTech, especialmente en algunas situaciones específicas algo que está por definirse muy pronto. (Haz “clic” para ver informe oficial de la FDA de EE.UU.)

El gobierno y el ministerio de Salud de Colombia, acaban de anunciar que se autorizó y se aplicará la vacuna SINOVAC (CoronaVac) producida en la China, a partir de los 3 años.

Existen amplias experiencias con esa vacuna en la China y los reportes de ese país dicen que es SEGURA y EFICAZ. Incluso una prestigiosa revista científica británica The Lancet publicó un artículo con los resultados de un estudio que lo asegura.

Con base en esto algunos países, y en nuestra región Chile, inició vacunación con SINOVAC (CoronaVac) en niños mayores de 6 años, con el respaldo de los pediatras de ese país.

Todas las autoridades de salud, los médicos y los pediatras estamos permanentemente evaluando la seguridad, eficacia y necesidad de las vacunas y atentos a las intervenciones seguras que impidan el aumento de los casos en los niños y exponerlos a hospitalización y eventualmente muerte por COVID-19.

Ahora bien, debe seguir aumentando la vacunación, especialmente en adolescentes y jóvenes, y aún en un grupo importante de adultos sin vacuna, para protegerse y evitar la propagación de la variante Delta. En toda Colombia, totalmente vacunados, apenas somos al 40% de la población.

No debemos olvidar que la vacunación ya está APROBADA para los adolescentes mayores de 12 años y las embarazadas (ambos grupos con coberturas bajas en Colombia y preocupante mortalidad materna) con el fin de protegerse, proteger al bebé en el útero y luego al recién nacido.

La atención también debe estar volcada a esos grupos y, reitero, a los que aún no se han vacunado, así como a seguir medidas generales de bioseguridad (tapabocas, procurar espacios abiertos y poco concurridos, y lavarse adecuadamente las manos) e identificar contactos y seguirlos para aislarlos, pues de no ser así muchos esfuerzos estarán perdidos.

Información actualizada en mi INSTAGRAM