(+577) 571-3031 / (+577) 571-2102 doctorvillamizar@gmail.com

Esta es una de la llamadas angustiosas más frecuentes y con razón motivo de alarma, aunque afortunadamente la mayor parte de las veces las caídas no suelen tener especial importancia ni consecuencias graves y no es indispensable que acudas a Urgencias.

Como todo en pediatría y en general en la vida, es mejor prevenir que lamentar. Así que de lo primero que tenemos que hablar es de tratar de evitar que el bebé se caiga de la cama, la gran mayoría de las veces “en un segundo”· y en presencia o cercanía nuestra, y qué hacer si desafortunadamente sucede.

¿Cómo hacer para que el bebé no se caiga de la cama?

Parece fácilmente entendible que si el bebé está acostado en su cuna es bastante improbable que esto ocurra. La cuna es el mejor lugar para que el bebé duerma y donde dejarlo si debemos atender otros quehaceres.

Vale la pena recordar que no solo la cuna debe ser segura sino que también se debe procurar que el niño duerma seguro, algo de lo que hablaremos más extensamente en otra oportunidad aunque no olvides repasar ahora la guía del ICBF sobre seguridad y las recomendaciones de la “Fundación Santi Un Milagro de Vida” para ofrecerle a tu bebé un SUEÑO SEGURO.

¿Y si haces colecho?

Aunque el colecho sigue generando alguna controversia se ha demostrado que junto a la lactancia materna, reduce el riesgo de Síndrome de la Muerte Súbita del Lactante a partir de los tres meses de edad y es integralmente favorable para el bebé. Puedes ver más en mi Instagram

Actualmente se recomiendan las llamadas cunas de colecho, que tienen barandas a un lado y por el otro se anclan a la cama, quedando el bebé protegido.

No se aconseja que duerman más hermanitos en la cama y evitar practicar el colecho si se fuma, se consume alcohol, drogas o fármacos sedantes y si estás excesivamente cansada.

Otras medidas que puedes hacer es colocar a tu bebé entre el papá y tú para disminuir la posibilidad que se caiga, como también pegar la cama a una pared para que el bebé duerme entre esta y a tu lado. Evita tener peluches, acuñar con almohadas y arropar con cobijas sueltas por el riesgo de asfixia asociado.

La gran mayoría de las caídas ocurren más tarde, no de recién nacidos ni en los primeros meses, sino cuando el bebé ya se voltea y tu te sientes tranquila poniendo almohadas y cojines como barreras. ¡Habrá caída segura! al menor descuido e incluso de un momento a otro pues el bebé nunca se había volteado antes de que la caída sucediera.

Evita dejar al bebé en la cama apenas notes que el bebé ya trata de voltearse o de otro lado, dormir con el bebé ya grandecito solo protegido por las barreras de almohadas que te inventaste.

¿Qué hacer si el bebé se cayó de la cama?

Como dijimos al empezar esta publicación la mayor parte de las caídas no suelen tener especial importancia e inicialmente no es necesario acudir a Urgencias. La realidad es que la mayoría de los golpes son traumatismos leves que no requieren que vayas al hospital o a una clínica ni tampoco hacer radiografías.

Lo más importante es mantener la calma y tratar de evaluar dónde se ha dado el golpe. Si el golpe fue en la cabeza lo habitual es que no se produzca más allá de un hematoma (generalmente no muy grande) o un chichón.

Nota: Desde luego, si la caída fue de mayor altura, como de un cambiador o una bañera en alto, se pueden provocar lesiones graves como fracturas de cráneo o conmoción cerebral, y en esos casos es mejor avisar de inmediato para ver que acción seguir.

La primera reacción de tu hijo, muy probablemente, será llorar.  Si se calma pronto, no vomita (o lo hace una sola vez) y no tiene un chichón muy grande, lo vigilas durante 24 horas.

¿Y si se duerme? 

Esto habitualmente sucede por cansancio al rato de estar llorando o por el susto de la caída. De hecho, es frecuente que después de una caída se duerman. Aunque se considera un factor de riesgo, no tienes que mantenerlo despierto, menos si es su hora habitual de dormir.

Tampoco tienes que despertarlo para verificar que está bien. Basta con comprobar cada dos o tres horas que reacciona con normalidad ante nuestros estímulos, pero si le cuesta despertarse o si hay llanto persistente, vómito repetido, sueño repentino, pérdida de conocimiento o irritabilidad, es necesario acudir a consulta o ir Urgencias.

Ahora bien, no todos las caídas de la cama producen traumatismos en la cabeza, de hecho es frecuente ver lesiones de la clavículas que tampoco afortunadamente son graves pero dan dolor, espontáneo o al cambiar al niño, o a veces inmovilidad de uno de los miembros superiores. Requieren valoración y comprobar si hay fractura, siendo la solución muy fácil.

Publicación adaptada de nota aparecida en CRIAR CON SENTIDO COMÚN

Si tienes dudas, recuerda que puedes solucionarlas escribiéndome a mi WhatsApp en caso de un urgencia o asistiendo a mi consultorio previa cita en los teléfonos fijos +57 7 571.3031 / +57 7 571.2102

Si tienes alguna inquietud puedes hacerla a continuación en comentarios.