(+577) 571-3031 / (+577) 571-2102 doctorvillamizar@gmail.com

¿Doctor, a partir de qué mes mi bebé va a pasar toda la noche derecho? Es una pregunta frecuente y es un asunto que genera dudas, ansiedad, a veces preocupación y lleva a acciones que, desde mi punto de vista, no siempre son adecuadas.⁣⁣

La respuesta es que NO EXISTEN parámetros precisos. Los bebés no tienen la habilidad de autocalmarse ni pueden utilizar las estrategias que utilizan los adultos como leer o “contar ovejas” para poder dormir.

En general, se puede decir que los bebés tardan entre seis semanas y cuatro meses en empezar a dormir durante periodos más largos.

Establecido esto aprovecho para de una vez fijar mi posición ante algunas estrategias, algo que probablemente puede generar controversia.

Aunque las RUTINAS AGRADABLES y AFECTUOSAS pueden facilitar que el bebé duerma, ☹️ NO ESTOY DE ACUERDO CON “ENTRENAMIENTOS” para cambiar la CONDUCTA (“terapia conductual”).⁣⁣
⁣⁣
Mi idea, que comparto con pediatras y organizaciones serias de pediatría, es que la mayoría de los niños desarrollan un patrón de sueño normal sin ninguna clase de ayuda, al igual que la gran mayoría aprende a caminar o a controlar esfínteres sin entrenamiento forzado de ningún tipo.⁣

Desde luego no lo hacen si esto no se facilita: ciertas rutinas, reitero AMABLES, AFECTUOSAS, PACIENTES y CONSISTENTES, y NO entretención con celulares, tabletas, TV con programas dando alaridos, luz, discusiones alrededor del asunto, “obligaciones”,…

Como bien lo establece la muy buena publicación ENFAMILIA:

“Durante los primeros 6 meses de vida los bebés se despiertan a menudo. Lo más probable es que sea para asegurar que se les alimente con frecuencia puesto que su crecimiento es muy rápido. Esto también favorece el apego, pues el contacto piel con piel y la liberación de oxitocina en la madre durante el amamantamiento contribuyen a este vínculo.

En general, los bebés que toman el pecho tardan más tiempo en establecer un patrón de sueño prolongado durante la noche, pero las tomas nocturnas son muy útiles para favorecer la prolongación de la lactancia materna. Hay que recordar que la lactancia materna tiene interesantes ventajas para la salud de los bebés y sus madres.

Si el bebé toma fórmula artificial, posiblemente haga pausas nocturnas más largas. De todos modos, si se despierta, se le puede ofrecer una toma si parece que tiene hambre, pero a partir de los 8 meses se puede probar primero a consolarle con caricias y arrullos o bien ofrecerle agua. Es preferible no encender la luz, ni jugar con el bebé y si es posible, no sacarlo de la cuna.Algunas personas se preguntan si puede ser perjudicial para el bebé dormir con interrupciones, pero este es el modelo natural de desarrollo del ser humano.

Hay etapas en que los bebés hacen pausas más largas de noche y luego vuelven a pedir el pecho más veces, por ejemplo, es probable que entre los 7 y los 9 meses el bebé haga más tomas nocturnas. Esto es normal.

Es importante que también la madre pueda descansar. Lo mejor es adaptarse al ritmo del pequeño, por supuesto.”

¿Y si se despierta?

“Si llora es preferible calmarlo primero en brazos, antes de devolverlo a la cuna, con gestos tranquilos. Siempre se debe atender al llanto del bebé. No hacerlo puede tener efecto perjudicial para el desarrollo del apego entre el bebé y sus progenitores.”

SUEÑO Y COLECHO

“No se conoce ningún efecto perjudicial de acostar al bebé en la cama familiar. Es algo normal en muchas culturas que no tiene repercusiones negativas para la salud física ni mental del bebé ni de los progenitores.

Si la madre ha optado por acostar al bebé en su propia cama para facilitar las tomas del pecho, conviene que sepa las recomendaciones para disminuir el riesgo de síndrome de muerte súbita del lactante (SMSL). Es importante que los padres estén informados sobre ciertas circunstancias que pueden acarrear mayor riesgo para los niños si se practica el colecho, principalmente entre los menores de 6 meses de edad. El Grupo de Trabajo para el Estudio de la Muerte Súbita Infantil y el Comité de Lactancia Materna de la Asociación Española de Pediatría han elaborado consejos relacionados con la prevención del SMSL y el colecho:.

La forma más segura de dormir para los lactantes menores de seis meses es en su cuna, boca arriba, cerca de la cama de sus padres. Existe evidencia científica de que esta práctica disminuye el riesgo del SMSL en más del 50 %.

La lactancia materna tiene un efecto protector frente al SMSL y, por otro lado, el colecho es una práctica beneficiosa para el mantenimiento de la lactancia materna, pero también se considera un factor que aumenta el riesgo de SMSL por lo que no debe ser recomendado en:

  • Lactantes menores de tres meses de edad.
  • Prematuridad y bajo peso al nacimiento.
  • Padres que consuman tabaco, alcohol, drogas o fármacos sedantes.
  • Situaciones de cansancio, especialmente de cansancio extremo, como el postparto inmediato.
  • Colecho sobre superficies blandas, colchones de agua, sofá o sillones.
  • Compartir la cama con otros familiares, con otros niños o con múltiples personas. 

También lo recomienda ENFAMILIA

? En RESUMEN, tenga en cuenta que:⁣⁣
⁣⁣
• Durante los primeros 6 meses de vida los bebés se despiertan con frecuencia. Necesitan alimentarse y también seguridad.⁣⁣
• Es normal que los bebés se despierten a menudo por la noche durante el primer y segundo año de vida.⁣⁣
• Los bebés que toman el pecho tardan más tiempo en “pasar derecho”, pero eso no les perjudica.⁣⁣
• Los padres deciden dónde dormirá el bebé. Es recomendable seguir las pautas para “dormir seguro”: boca arriba y, entre otras cosas, no almohadas ni aparatos antirreflujo, no cobertores, no fumar en la habitación o hacer colecho luego de tomar licor y mucho menos drogas.⁣⁣
• Es claramente recomendable ¡SIEMPRE atender al llanto del bebé! tanto de día como de noche.⁣⁣

¡AH! y algo MUY importante, ¡JAMÁS, JAMÁS, ALZARLO LE HACE DAÑO!

  • Con notas tomadas de ENFAMILIA que hace parte de la Asociación Española de Pediatría