(+577) 571-3031 / (+577) 571-2102 doctorvillamizar@gmail.com

Cuántas de ustedes habrán oído esto y me han consultado preguntando qué hacer.

Son oxiuros, unos gusanos muy pequeños y finos, que son muy frecuentes y dan esta molestia especialmente en los niños.

Pues bien, es algo frecuente que le pasa a muchos niños en el mundo y no necesariamente tiene que ver con suciedad o descuido ni tampoco con «comer muchos dulces» que no es algo bueno por otras consideraciones pero no se ha comprobado que den parásitos. Tampoco son debidos a las mascotas.

¿Por qué se producen?

La infección se produce al ingerir, sin darse cuenta, los huevos de estos parásitos (oxiuros, Enterobius Vermicularis o “lombrices”). 

Son más frecuentes en niños que en adultos y se contagian fácilmente. Como dije solo afecta a los seres humanos, no a los animales, por lo que el niño se infecta por las heces de otros niños

Los huevos se encuentran en las manos y las uñas de las personas infectadas. También en todos los objetos que se hayan tocado con ellas (juguetes, toallas, ropa de cama, pupitres, etc).

Cuando el niño se lleva las manos a la boca, se come los huevos de estos parasitos, estos pasan al intestino y allí salen las larvas y se hacen adultas adquiriendo al forma que conocemos y a veces hemos visto. (blancas, finas, de unos 4-5 mm).

Uno o dos meses después de la infección las hembras ponen huevos en la zona alrededor de alto, casi siempre por la noche. Se pegan a la piel, y ese “pegamento” es lo que produce irritación y picazón. El niño se rasca, y de esta forma los huevos pasan a manos, uñas, y sigue el cliclo.

Incluso pueden quedarse en la ropa interior, piyama, sábanas…extendiéndose por toda la casa, piscinas, clase, etc. En el medio ambiente los huevos pueden infectar durante 2-3 semanas.

Tomado de CDC

¿Qué síntomas producen?

 A veces no dan síntomas, sobretodo en adultos, pero en los niños se produce:

  • Picazón en la zona del ano y en genitales. Es más fuerte por la noche. Puede producir irritabilidad, sueño intranquilo y a veces pesadillas y confundirse con sonambulismo.
  • Al rascarse se pueden hacer heridas que pueden infectarse.
  • En niñas puede aparecer irritación vaginal con picor y flujo en las niñas. Y molestias al orinar.
  • A veces, no tan frecuentemente como se piensa, pueden producir dolor abdominal y raramente náuseas o vómitos. 

Los parasitos no dan por comer “dulces”

  • Los oxiuros no producen fiebre, diarrea, falta de apetito, escasa ganancia de peso, hiperactividad, cansancio, anemia, rechinar de dientes o picor de nariz. Eso son MITOS.

Con notas tomadas de ENFAMILIA

 

¿Cómo se tratan?

Tienen tratamiento. Es importante solicitar consulta virtual y no acudir o llamar a la farmacia pues no todos los antiparasitarios o las denominadas «purgas» sirven igual y para lo mismo, no todas tienen la misma calidad en su fabricación y facilidad en las tomas.

Recomiendo además de que se trate toda la familia aunque no tengan síntomas, y desde luego se hagan todas las medidas que eviten la propagación periódica pues lo niños entendiblemente seguirán tocando todo y jugando.

No podemos exagerar ni convertir el problema en una nueva «tragedia», tener las uñas cortas y limpias y, como pueden suponer para esto y en general para todo, lavarnos adecuadamente y con frecuencia las manos.

¡Te espero en consulta!